Se produce a las 19 h 35 minutos, con Sol en Leo conjuntando a Júpiter y la rueda de la Fortuna en casa VII.

La Luna se sitúa opuesta en Acuario, en conjunción con Neptuno retrógrado, en casa I.

El Sol está muy poderoso en su signo regente, Leo, y la unión con Júpiter amplifica su poder, junto a la rueda de la Fortuna. Auspiciosos augurios para quienes aprovechemos esta energía.

La Luna está en un signo neutro, junto a Neptuno, retrógrado, que significa «revisando». La energía se encauza a tener una sintonía emocional conjunta, el nacimiento emocional de un acontecimiento nuevo, individual o colectivo, perspectiva, grupo, partido, acuerdo, descubrimiento o mensaje. En principio tal vez sutil.

La Luna representa las emociones a nivel personal y Neptuno las emociones transpersonales, el inconsciente colectivo emocional. Esta luna Llena es especialmente ideal para la conexión emocional o comunicación emocional de grupos o colectivos.

Parece como si el cielo nos solicitara una armonía interna frente a lo que estamos viendo. Es un momento ideal para  tomar decisiones emocionales debido a situaciones que se produzcan en nuestro «círculo», sea personal, social, global… y que nos afecten de algún modo. Atentos a lo que nos solicita el universo, sea simbólico o real.

El mensaje de esta Luna Llena es algo así como «mira fuera», llega «carta», noticias, mensajes, decisiones. Mercurio, poderosísimo en Virgo, en conjunción con el nodo norte (hacia donde evolucionamos, lo nuevo, lo no experimentado) y Lílith, la mujer original, nos avisa de unos efectos tangibles para nuestros sentidos.

Lo que vemos fuera es lo que somos dentro, aunque sea como en un espejo, veamos justo nuestra polaridad.

Como ya comentamos en el comienzo de este ciclo, la Luna Nueva ya nos pedía una armonización entre lo interno y lo externo, especialmente referido a los arquetipos venusinos: economía y amor básicamente, así como todo lo que es «valioso».

Hoy, 26/8, leemos que el 24/8 se produjo una caída generalizada de las bolsas, especialmente las asiáticas y cuya repercusión en la economía global se desconoce ¿casualidad? Como decíamos en la Luna Nueva, cualquier manifestación relacionada con los valores sería especialmente significativa en este ciclo confirmando el valor de las actitudes internas o externas en cualquier sentido. Ha habido una confirmación.

Esta Luna Llena habrá una manifestación poderosa de las energías iniciadas en la Luna Nueva: Júpiter engrandece lo que toca y le da un sentido en el camino recorrido no racional, de una gran sabiduría.

Digamos que la autoridad interna se abre camino y se manifestará en esta Luna Llena y hasta el comienzo de la siguiente Luna Nueva, que, por cierto, también será en Leo. La comentaremos en breve.